Publicado en BBC Mundo, 27.12.2007.

La ex primera ministra y líder opositora paquistaní Benazir Bhutto falleció en un atentado durante una concentración política en la ciudad de Rawalpindi.

1059399_280

En un breve mensaje televisado a la nación, el presidente Pervez Musharraf llamó a la calma y declaró tres días de luto.

Entretanto, en una reunión de urgencia, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó “en los términos más firmes el ataque terrorista suicida perpetrado por extremistas”.

El máximo órgano de la ONU pidió a los paquistaníes “que ejerciten la moderación y mantengan la estabilidad en el país”

Bhutto falleció en el segundo atentado en su contra desde que regresó del exilio hace 71 días.

Fuentes del Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), liderado por Bhutto, revelaron que el atacante le disparó en el cuello y el pecho, y luego se quitó la vida al detonar un artefacto explosivo a la salida del lugar.

Al menos otras 20 personas también murieron en el ataque y varias resultaron heridas.

Elecciones

Durante su comparecencia televisiva, Musharraf no se refirió a la convocatoria convocatoria a elecciones a la Asamblea Nacional para el 8 de enero próximo.

No obstante, el líder de la Liga Musulmana de Pakistán, Nawaz Sharif, anunció que boicoteará los comicios y pidió la renuncia de Musharraf.

Desde Islamabad, la corresponsal de la BBC Barbara Plett indica que el fallecimiento de Bhutto tendrá un gran efecto en la escena política paquistaní, aunque aún es prematuro saber qué giros van a tomar los acontecimientos.

La ex primera ministra, señala Plett, era un elemento clave para su partido y desempeñaba un papel político muy importante en el próximo proceso electoral.

El PPP es el partido con mayor arrastre popular en Pakistán, especialmente en la provincia de Sindh, de donde Bhutto era originaria.

En octubre, 130 personas murieron en un atentado en Karachi cuando dos explosiones estremecieron la caravana de la ex primera ministra que regresaba al país después de ocho años de exilio voluntario.

Este jueves también se produjo otro atentado en las afueras de Rawalpindi, en una concentración política llevada a cabo por los seguidores de otro dirigente de oposición, Nawaz Sharif.

Un grupo de hombres armados dieron muerte a unas cuatro personas. Sharif, no obstante, no se hallaba en el lugar. Sus partidarios culparon del atentado al gobiern.

Los analistas señalan que Rawalpindi, una ciudad cuartel con fuerte presencia militar, es percibida como una de las localidades más seguras del país.

Esto hace que el atentado de este jueves represente una fuerte humillación para el gobierno militar paquistaní.

Vía: www.bbcmundo.com

Anuncios