Más de un centenar de alumnos participó de la Cátedra Virtual para la Integración Latinoamericana.

¿Se imagina acceder a una cátedra de Integración Latinoamericana en forma virtual y tener como compañeros a estudiantes de Bolivia, Argentina y Chile? Las novedades del uso de las nuevas tecnologías no dejan de sorprender, más aún si se utilizan para la integración de países hermanos.

Esa fue la apuesta que realizó la Universidad de Valparaíso, junto a las universidades Nacional de Cuyo de Argentina y San Andrés de Bolivia, al desarrollar la Cátedra Virtual para la Integración Latinoamericana. El proceso ha tomado cuatro etapas, que se vienen efectuando desde agosto en las tres casas de estudios.

La primera etapa trató sobre derecho y política; la segunda, economía y sociedad; la tercera, historia y pensamiento, y la cuarta, arte y cultura. Esta última reunió a 19 estudiantes de Mendoza junto a cuatro docentes de la Universidad Nacional de Cuyo, que realizaron la última experiencia con once alumnos del Instituto de Historia de la UV y en forma virtual con ocho estudiantes de la casa de estudios de Bolivia.

Las conclusiones de la experiencia fueron gratificantes, ya que la integración fue sustancial, debido a que ésta, generalmente, trata aspectos comerciales y económicos. En esta oportunidad, sin embargo, lo educativo se amplió al uso de las nuevas tecnologías, de modo que cátedras humanistas permitieron que los estudiantes de las tres universidades realizaran un trabajo monográfico en forma virtual.

“Este programa se desarrolla desde el año 2004 en Argentina, donde la Universidad Nacional de Cuyo recibió el apoyo del gobierno y comenzamos a operar este sistema con algunas facultades; en esta etapa, el proyecto piloto culminará con una evaluación global, que esperamos se repita el próximo año con otras universidades”, señaló el encargado de prensa de la institución mendocina y ejecutor de la iniciativa, Miguel Longo.

Para las estudiantes de la UNC Marines Martín y Analía Fracchia, la cátedra virtual es una experiencia sorprendente, porque en forma simultánea están en una clase con compañeros que pudieron ver a través del chat y que ahora conocieron en forma presencial. “Esto es una verdadera integración para poder conocernos”, explicaron.

El proyecto en Chile fue organizado por el Instituto de Historia y Ciencias Sociales y la Dirección de Vínculos y Cooperación Internacional, unidades de la casa de estudios superiores porteña, y se realizó en la sala Musicámara de la Dirección de Extensión y Comunicaciones.
__________
Área de Prensa
Fotografía: Silvia Villarroel

Anuncios