Inicio » Ciudadanía » Nuevos requisitos para vivir como ciudadano

Nuevos requisitos para vivir como ciudadano


Artículo de opinión por Otfried Höffe, publicado en El Clarín. Aun en la actualidad, las reflexiones referidas al ciudadano se siguen reduciendo a un rol único, el del ciudadano del Estado. Pero en realidad desempeña tres roles: el del burgués, ciudadano económico; el del ciudadano propiamente dicho, ciudadano del Estado; y el del cosmopolita, ciudadano del mundo.

Imagen: http://aniveldeblog.typepad.com

Al primer rol, el del ciudadano económico, parecen corresponderle sólo los conceptos de subsistencia y trabajo. En realidad, aquí también deberían incluirse la educación y la formación profesional.Sorprendentemente, ninguna de las teorías sociales críticas se ocupa de la trascendencia ético—social. A fin de poder contribuir al propio sustento, el adolescente tiene un deber, el de desarrollar su capacidad para estar en condiciones de dedicarse a una actividad laboral y profesional acorde con sus propios talentos.

El segundo rol, el del ciudadano del Estado, requiere un compromiso político que se ha convertido en un criterio fijo; se llama “virtud del ciudadano del Estado” o “sentido ciudadano”. Está constituido por el sentido del derecho: dado que un Estado colapsaría si sus ciudadanos cometieran demasiados “fouls”, el sentido del derecho debe estar presente en la gran mayoría de ellos.

Como contrapartida, esta virtud ciudadana es modesta. Se conforma con un respeto del derecho que, en un Estado de derecho que funciona, no tiene mayores inconvenientes. Pero si los gobernantes no respetan la ley ni el derecho, entonces hace falta coraje cívico.

Si bien una democracia tiene un compromiso con el bien común y la justicia, en la realidad, el que decide es el poder. A esto se opone una segunda virtud ciudadana, un sentido de justicia. En la medida en que las iniciativas ciudadanas se comprometan en este punto, se las puede considerar portadoras del sentido de justicia. El sentido de justicia también se manifiesta allí donde uno se opone a la parcialidad temática de las iniciativas ciudadanas o a sus exigencias desmedidas.

A causa del creciente poder de los partidos políticos y de los medios de comunicación masiva, también de algunas asociaciones, unido esto al hecho de que la política profesional tiene cada vez más vida propia, actualmente la realidad política se aleja del ideal de una democracia suficientemente representativa.

Contrarrestan este desarrollo, por un lado, los elementos de la democracia directa, y, por el otro, la sociedad civil. Aquí se hace referencia al plano intermedio y a la vez al nexo entre la esfera privada de la familia y la economía y las instancias estatales como el Parlamento, la Justicia, la administración pública y los partidos políticos. En esta área intermedia, los ciudadanos se comprometen a favor de intereses públicos sin ejercer un cargo público. La esfera política se extiende, produciendo una politización parcial de la sociedad presuntamente despolitizada. Y simultáneamente se produce una desestatización parcial de la responsabilidad por el bien común. En todo caso, la sociedad civil se vuelve en contra de una concepción de comunidad que se reduce a lo estatal.

Pero hay que tener en cuenta que desde la teoría de la democracia, la sociedad civil no está exenta de problemas. Dado que incluso en una floreciente sociedad civil la cantidad de ciudadanos comprometidos no es demasiado grande, las respectivas democracias conservan rasgos de una aristocracia.

La preponderancia de algunos grupos da que pensar, sobre todo porque rara vez se presentan como abogados realmente desinteresados de un bien común indiscutible. Así, por ejemplo, mucho tiempo apoyaron la protección del medio ambiente, pero descuidaron otras tareas que hacen a la justicia frente a las futuras generaciones, como por ejemplo el creciente endeudamiento del Estado o la discriminación de las niñas y mujeres cultivada a menudo en grupos de inmigrantes.

El título honorífico de ciudadano del mundo, es decir, el tercer rol del ciudadano, lo merece un hombre que no elimina la gran variedad de límites que separan a los hombres —nacionales, étnicos, idiomáticos y religiosos—, pero que sí los relativiza.

Ese ciudadano del mundo se presenta bajo dos formas básicas. Un ciudadano del mundo exclusivo dice con un sentimiento de superioridad moral: yo no soy argentino, brasileño o alemán sino simplemente cosmopolita. Ese ciudadano subestima el peso que les queda a los Estados. Justamente aquellos que toman la democracia en serio —es decir, que le dan importancia a la participación activa de los ciudadanos y para los que es importante la transparencia en la formación de voluntad— continúan abogando por democracias nacionales. Pero no interceden a favor de una democracia nacionalista. Más bien se mantienen abiertos a unidades supranacionales, a uniones políticas como la Unión Europea, y no en última instancia, a un orden mundial global.

Dadas las condiciones actuales, el ciudadano del mundo no sólo intercede a favor de la prevención del cambio climático sino también a favor de la política para el desarrollo. Al pasar, critica la reducción economicista preponderante de la globalización: contra una definición preponderantemente económica de la necesidad de desarrollo, también recuerda la necesidad de desarrollo social, político, en parte también cultural, y especialmente de un desarrollo jurídico. Porque la necesidad económica no se puede eliminar con estrategias exclusivamente económicas. También requiere de un Estado de derecho.

*Director del Centro de Investigaciones en Filosofía Política de la Universidad de Tubinga. Traducción: Rayén A. Braun.

Vía: www.clarin.com

About these ads

4 comentarios

  1. [...] ejemplo, mucho tiempo apoyaron la protección del medio ambiente, … articulo continua en Administracion Pública U.Valpo. traido usted por [...]

  2. yop dice:

    where are you from????????????
    ¡ ¡
    *

  3. bueno osea a mi punto de vista me parece demasiado cool hablar de sto kn ustds po yaaaaaaaaaaaaaa x q ya q los d+ no puen realizar sto lo q pienso es demasiado cruel y las fantasticas aventuras de tom y jerry xan xa xan xa xa xan yaaaaaaaaa me kaxan to2 par de inteligentes de los pueulos aaaaaaaaa??

  4. Anónimo dice:

    cuales son los requisitos para ser un iudadano

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: