Presentaron un proyecto de resolución que cuenta con el apoyo de los 34 países miembros de la organización hemisférica. La señal es interpretada como la inquietud que despierta la influencia que está asumiendo Venezuela en la región.

CIUDAD DE PANAMÁ.- La difícil situación de política interna que vive Venezuela, a raíz de las protestas que levantó el cierre de la cadena de televisión RCTV, provocó que Chile, Brasil, Canadá y Perú presentaran aquí un proyecto de resolución que busca la promoción y fortalecimiento de la democracia.

El documento cuenta con el consenso de los 34 países miembros, aunque todavía debe pasar por la aprobación de los cancilleres presentes en la trigésimo séptima Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se inició ayer en esta capital.

Aunque ésta es la tercera vez consecutiva que Chile promueve el seguimiento de la Carta Democrática Interamericana, fuentes diplomáticas chilenas admitieron que esta vez es de mayor urgencia un pronunciamiento de la asamblea por el caso Venezuela.

Críticas a Insulza

Las críticas a la falta de influencia y determinación de la Organización de Estados Americanos al no intervenir en favor de la libertad de expresión ha sido la tónica de ayer, cuando se inauguró el trigésimo séptimo período ordinario de sesiones.

El chileno José Miguel Insulza, secretario general del organismo, ha sido blanco de estos reproches al considerarse que su actuación ha sido débil para afrontar el tema.

Equipos periodísticos del clausurado canal RCTV, que cubren la asamblea y despachan por internet a través del portal YouTube y de la agencia de noticias Venezuela Press, han sido los más críticos con José Miguel Insulza.

Pero, el ex ministro del Interior del gobierno de Ricardo Lagos fue claro en señalar que no le corresponde a él asumir tal responsabilidad y que son los países miembros quienes tienen la potestad de colocar el asunto en agenda.

El intenso “lobby” de organizaciones gubernamentales y representantes de organismos internacionales relacionados con los medios de comunicación parece no tener efecto práctico, pues ninguno de los 34 países miembros de la organización ha mostrado voluntad de presentar una moción condenatoria hacia el gobierno del Presidente Hugo Chávez Frías.

Sólo la iniciativa chilena, brasileña, canadiense y peruana sugiere una intención de colocar el tema en carpeta, aunque en forma tibia y hasta entre líneas, pues en ninguno de los puntos de la resolución se nombra a Venezuela.

Uno de los párrafos, el primero, parece dirigido a invocar este respeto, cuando pide “Respaldar a los Estados Miembros en sus esfuerzos para fortalecer las instituciones, los valores y las prácticas democráticas, la gobernabilidad democrática, la lucha contra la corrupción, la profundización del Estado de Derecho, la plena vigencia de los derechos humanos, y la reducción de la pobreza, la inequidad y la exclusión social”.

También, entre otros requerimientos, solicita al Consejo Permanente que “analice los principales desafíos a la gobernabilidad democrática y en particular aquellos relacionados con el fortalecimiento de las instituciones democráticas y con la promoción del desarrollo económico y social”.

Lo paradójico es que Venezuela y Estados Unidos, en un documento fusionado, aparecen promoviendo un proyecto de resolución por el “Derecho a la Libertad de Pensamiento y Expresión y la Importancia de los Medios de Comunicación”.

La propuesta, ya aprobada el 23 de mayo por el Consejo Permanente, reafirma el derecho “a la libertad de pensamiento y expresión” y hace un llamado a los Estados miembros “a respetar y garantizar el respeto de este derecho”.

Debate limeño

El Congreso de Perú debate un pedido para exigir al gobierno de Alan García dejar de lado su silencio oficial y promover durante la 37.a Asamblea General de la OEA el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana a raíz del caso de la televisora venezolana RCTV.

La moción presentada por la derechista Unidad Nacional insta al moderado gobierno socialdemócrata de García a actuar por “dos hechos graves”: la no renovación de la licencia de RCTV y la amenaza a Globovisión; y la decisión parlamentaria boliviana de detener a cuatro magistrados del Tribunal Constitucional.

Normalidad en relaciones bilaterales
Santiago y Lima mantienen voluntad de actuar en forma conjunta en foros internacionales, pese a postura peruana por límite marítimo.

La resolución sobre fortalecimiento democrático, que firman Chile, Perú, Brasil y Canadá, sirvió para dar una señal de que las relaciones con Lima siguen intactas, a pesar de la polémica que suscita la postura peruana respecto de su reclamo sobre los límites fronterizos marítimos.

Fuentes de la delegación chilena hicieron notar que, tal como lo han señalado los Presidentes Michelle Bachelet y Alan García, y lo han ratificado sus respectivos cancilleres, ese tema corre “por cuerdas separadas” a la agenda que se han planteado ambos mandatarios.

La resolución, según destacaron, confirma la voluntad de actuar en forma conjunta en los foros internacionales, como lo habían hecho saber sus gobernantes.

Chile mantiene inalterable la posición de que los temas fronterizos con Perú se encuentran zanjados por acuerdos y tratados internacionales firmados entre ambos países. En el caso de los límites marítimos, éste también fue solucionado por los tratados de 1952 y 1954, que también suscribió Ecuador.

Vía: www.elmercurio.com 

Anuncios