Así lo plantea una moción que modifica la ley que establece un sistema nacional de aseguramiento de la calidad de la educación superior, presentada por el senador Pedro Muñoz.

Un informe sobre la realidad laboral de sus egresados deberán realizar los institutos profesionales, centros de formación técnica y universidades, según lo establece la moción presentada por el presidente de la Comisión de Trabajo del Senado, Pedro Muñoz (PS).

La iniciativa, que modifica la ley que establece un sistema nacional de aseguramiento de la calidad de la educación superior, fue derivada a la Comisión de Educación de la Cámara Alta, para su estudio.

Según explicó el parlamentario, el objetivo central de su iniciativa es evitar engaños por parte de los establecimientos que imparten carreras de educación superior, y al mismo tiempo aumentar la fiscalización de los mismos.

Por ello, propone que cada tres años, tales establecimientos realicen un estudio de la realidad laboral de sus egresados, que establezca estadísticamente los profesionales que se encuentran trabajando en áreas afines al título obtenido o en otros ámbitos y su nivel remuneracional y aquellos que se encuentren sin ocupación.

“Lo que ocurre es que hay institutos profesionales que están ofreciendo carreras que dicen estar reconocidas por el Ministerio de Educación, como por ejemplo, terapeutas ocupacionales, que son quienes tienen que trabajar con kinesiólogos, pero resulta que no se les da la oportunidad de trabajar porque no reconocen sus carreras”, advirtió el parlamentario.

A modo de ejemplo, dijo que existen establecimientos que imparten esa carrera en el país y que se han presentado una serie de recursos de protección por parte de los alumnos, pues no pueden hacer sus prácticas profesionales.

“Este proyecto tiene por finalidad que estos institutos profesionales y establecimientos de educación superior, vayan informando sobre la creación de estas carreras, obligándolos a hacer un estudio”, dijo.

Y agregó que el objetivo es que esto no sea sólo aplicable a los institutos profesionales, sino que “para todas las universidades, ya sea en del Consejo de Rectores o privadas que están creando una serie de carreras que no tienen ningún futuro. La idea es que uno puede contar con la información certera acerca del futuro laboral de los alumnos”.

El parlamentario recordó que “existe una oferta de carreras cuyo campo ocupacional resulta dudoso y deja expuestos a los estudiantes a un porvenir incierto, frustrándose el esfuerzo económico y personal de años ante títulos que no son reconocidos por el entorno laboral”.

Vía: www.elmostrador.cl

Anuncios