El Ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, señaló que “el ánimo es abrir un espacio mayor en la búsqueda de un consenso que permita que todos los chilenos que viven en el extranjero puedan inscribirse en los registros electorales”.

El Gobierno acogió la solicitud de los jefes de bancadas de la Concertación y de Renovación Nacional de retirar la suma urgencia del proyecto de ley que establece el derecho a voto de los chilenos residentes en el extranjero y postergar –hasta en una semana- la votación en la Cámara de Diputados.

Así lo informó el Ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, quien señaló que “el ánimo es abrir un espacio mayor en la búsqueda de un consenso que permita que todos los chilenos que viven en el extranjero puedan inscribirse en los registros electorales -que se abrirían en los consulados bajo la supervigilancia y las instrucciones del Servicio Electoral y con los cónsules, que son funcionarios de carrera, como ministro de fe- y puedan sufragar”.

Dijo que los nuevos votantes tendrán la garantía de que participarán en un proceso electoral limpio y transparente, tal como ocurre dentro del país. Explicó que la ley permitirá la existencia en el extranjero de mesas receptoras, juntas electorales e incluso apoderados de las distintas candidaturas.

El titular de la Segpres argumentó que el Gobierno tiene en cuenta que Sebastián Piñera como candidato presidencial “hizo una promesa y asumió un compromiso electoral en este sentido. Estamos esperando que los diputados de su partido cumplan ese compromiso para ver si lo que él señaló es real o no”.

El Ministro Viera-Gallo explicó que el Gobierno -con el objeto de otorgar viabilidad al proyecto- aceptó la propuesta de RN de establecer el requisito de que un compatriota tiene que haber venido al país en los últimos cinco años para tener derecho a voto.

“Para las comunidades de chilenos que viven en países lejanos es una limitante compleja y algunos pueden considerarla, incluso, odiosa. Quiero ser muy claro: no es lo que hubiéramos querido pero es lo que estamos dispuestos a aceptar para que este proyecto sea viable”, precisó.

Sostuvo que es distinto el caso de los connacionales que viven en Argentina, donde reside una mayoría, porque no es difícil que hayan viajado al país. Además, recordó que en las reformas constitucionales aprobadas en 2005 ya se impuso una limitante severa al establecerse que los chilenos que han nacido fuera del territorio nacional tienen que haber vivido en Chile un año para poder sufragar.

“Lo importante es derribar un muro que es la imposibilidad de reconocer el derecho de ciudadanos a los chilenos que viven fuera; esperamos que con el tiempo esto se vaya normalizando al máximo de manera que todos los chilenos puedan sufragar”, dijo Viera-Gallo, quien también consideró lamentable la cerrada oposición de la UDI a avanzar en esta materia.

Viera-Gallo enfatizó “el impresionante aporte al país” de los chilenos que viven fuera: donaciones a los municipios más pobres, remesas enviadas a sus parientes, promoción de nuestras exportaciones y de la imagen del país, en conjunto con las embajadas. “Son múltiples manifestaciones de los vínculos y del amor al país que tienen personas que por muy distintas razones viven en el exterior”, dijo. Además, ha indicado que la emigración chilena –dinamizada por la globalización- tiene múltiples motivos que exceden con mucho las razones políticas.

Vía: www.elmostrador

Anuncios