Una aguerrida madame Royal debatió con un soberano y preciso monsieur Sarkozy. Muchos coinciden en que no hubo ganador. Análisis e impresiones del debate entre los candidatos a la presidencia francesa.

Después del debate televisivo entre la socialista Ségolène Royal y el conservador Nicolás Sarkozy, “aunque no se puede hablar de un claro ganador,  Sarkozy lleva una mínima delantera” es el análisis del corresponsal de la emisora Deutschlandfunk en París, Burkard Birke. Por el contrario, “Ségo, clara ganadora”, asevera la corresponsal de la emisora SWR, Stephanie Markert.

Para el parisino Libération, en la aguerrida batalla verbal  “Royal ha ganado pero Sarkozy no ha perdido. Ella ha demostrado -algo que ponía la opinión pública- que se encuentra totalmente capacitada para ser presidenta de la república. Sarkozy estuvo mal? Seguro que no, lo contrario. Sin embargo a pesar de toda su voluntad y preparación el líder imperial de los conservadores no dominó a su rival”.

 

A poquísimos días de la segunda vuelta por la presidencia francesa, la socialista Royal echó en cara al ex ministro del Interior ser el representante de una miserable política hacia los minusválidos, algo que, en su opinión, es “el colmo de la inmoralidad”; un Sarkozy absolutamente sereno la conminó a no perder los nervios. Aguerrida se ha mostrado Royal; soberano y preciso, Sarkozy.  Ambos bandos reconocen en su candidato al vencedor. El debate no ha cambiado nada, dicen otros, pues Sarkozy sigue llevando la delantera en las encuestas de opinión.

 

La opinión de los candidatos

 

“Creo que fue un debate digno. Sorprendido me dejó una cierta agresividad de Madame Royal. Quizá ésa era su estrategia. Básicamente eso refleja una izquierda pasada de moda, que ilegitima a todo el que no represente sus ideas”: así se expresó en una radiodifusora francesa el propio Sarkozy. El balance de madame Royal tampoco se hizo esperar: “Pienso que uno nunca puede ser lo suficientemente ofensiva como se trata de defender sus propias convicciones y valores. Aquel que represente mañana a Francia y cargue con la mayor responsabilidad política tiene que mostrar firmeza. Quien se mueva en el nivel político, tiene que luchar hasta el final y no presentarse siempre como víctima”.

 

Un ex candidato se pronuncia

 

Como fuere, si los 160 minutos de debate  aportarán lo suyo a que la balanza electoral se incline claramente se verá el 6 de mayo. En todo caso, el ex candidato presidencial Francois Bayrou ya declaró al rotativo Le Monde que el 6 de mayo  él no votará por Sarkozy. Aunque éste no se ha declarado oficialmente por madame Royal, su anuncio podría tal vez ayudar a los todavía indecisos -en su 18,67%  de los sufragios opinan analistas podría estar la victoria para el uno o la otra, pues un claro knock out no hubo. Mientras tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, se despide del presidente francés Jacques Chirac en Berlín. Y, más allá de los credos políticos, las esperanzas y las simpatías, hay una pregunta gramatical en el aire: la siguiente cita franco-germana, ¿habrá que poner en femenino el adjetivo de cumbre entre líderes europeos?.

 

Vía: www.dw-world.de

Anuncios