Sigue el revuelo político en Ecuador, tras ratificación del Tribunal Constitucional de la destitución de congresistas. Información de BBC Mundo. 

Quito, Ecuador. El Tribunal Constitucional de Ecuador (TC) ratificó la destitución de 57 congresistas el mes pasado por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Hemos aplicado la Constitución y la ley una vez más”, remarcó el presidente del TC, Santiago Velázquez al dar a conocer la resolución que rechaza el recurso de queja presentado por uno de ellos.

Explicó que la apelación del socialcristiano Pascual Del Cioppo fue denegada porque la presentación fue hecha a título personal, no como parte de un grupo político.

Cuatro vocales del TSE concurrieron a declarar en el caso y solicitaron a su turno que se investigue el presunto delito que habría cometido el diputado en la presentación de varios documentos que acompañaron a su recurso de queja.

Por su parte, el presidente del organismo electoral, Jorge Acosta, pidio al TC que archive el caso por cuanto -dijo- fue presentado después de los plazos que establece la ley.

Mientras tanto, el Tribunal Constitucional todavía estudia otros dos recursos de amparo que habían sido rechazados por una resolución firmada por Acosta.

Atolladero

El atolladero jurídico y político que envuelve a Ecuador desde hace casi un mes, se desató cuando la mayoría del Congreso (los 57 diputados de la oposición) decidió sustituir al presidente del TSE.

La votación fue realizada luego de que aquél autorizara una consulta popular el próximo 15 de abril para decidir la instauración de una Asamblea Constituyente con plenos poderes.

El referéndum es promovido por el gobierno de Rafael Correa y formó parte de su campaña electoral que lo llevó al poder el 15 de enero pasado.

Pero el Congreso (donde el mandatario no cuenta con mayoría) sólo dio el visto bueno a esa convocatoria con la condición de que la asamblea no tenga la facultad de disolver el órgano legislativo.

Asamblea Constituyente

Tras su decisión de remover al presidente del TSE, el órgano electoral dictó el 7 de marzo una resolución inhabilitando a los legisladores díscolos acusándolos de obstruir el proceso de convocatoria.

El 21 de marzo, éstos fueron reemplazados por 28 diputados suplentes que luego de jurar dieron el quorum necesario para sesionar.

Pero desde entonces, el Congreso se vio enfrascado en discusiones y en la demora de sesiones regulares esperando la resolución del TC sobre los recursos.

El presidente del Congreso, Jorge Cevallos (un político allegado a los legisladores destituidos), decidió suspender los debates hasta la próxima semana.

“El martes 10, cuando agote todas las instancias para poder instalar la sesión, el país sabrá con quién instalamos la sesión”, manifestó.

Vía: BBC Mundo

Anuncios