U.E. Dos años después de que el primer esfuerzo por promulgar la constitución europea fracasara, Europa se prepara para un nuevo intento.

La canciller alemana, Angela Merkel, presidenta en turno del Consejo europeo y anfitriona de los festejos del 50 aniversario del Tratado de Roma, reveló en Berlín que se realizará una conferencia intergubernamental que vuelva a negociar algunos elementos de ese tratado de forma que pueda ser ratificado por todos, incluidas Francia y Holanda.

 

Los representantes de los 27 países miembro de la Unión Europea se comprometieron en la “Declaración de Berlín” a completar hasta el 2009 las reformas internas prometidas por la Constitución, aunque no se mencionara de forma directa al tratado constitucional.

 

Conferencia intergubernamental

 

La canciller alemana hizo un llamado para impulsar las reformas. Anunció que la conferencia intergubernamental se realizará durante el periodo de la presidencia semestral portuguesa del Consejo en la segunda mitad del 2007.

 

Hasta el próximo mes de junio se presentará una hoja de ruta que será la base para tomar decisiones sobre las reformas a implementarse y a definirse en la conferencia intergubernamental.

 

Merkel indicó que “existe la voluntad para tomar decisiones”. Subrayó que la Unión Europea corre el peligro de perder maniobrabilidad y agregó que tratar de postergar una solución sólo empeora la situación.

 

Continúe leyendo este artículo

 

Un sueño vuelto realidad

 

Durante el discurso previo a la firma de la “Declaración de Berlín”, la canciller Merkel recordó ante los jefes de Estado y Gobierno de los 27 países miembro, que en su juventud en la República Democrática Alemana nunca creyó que podría superarse la división de Europa pero después vio caer el Muro de Berlín.

 

 La “Declaración de Berlín” fue firmada de forma representativa por Angela Merkel, en su condición de presidente de turno del Consejo, por el titular de la Comisión, José Manuel Barroso, y por el presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering.

 

En el documento la UE se compromete, 50 años después de su fundación en Roma, a introducir reformas básicas y a presentar un nuevo tratado hasta el 2009.

 

Merkel explicó que en los futuros pasos a dar también se debe hacer participar al ciudadano. También el jefe de la Comisión, José Manuel Barroso, exhortó a los 27 jefes de Estado y de Gobierno a actuar. “Todos deben hacer un aporte constructivo para poder encontrar una solución” dijo y agregó que las bases son ahora mejores que antes.

 

El presidente de la Repúbliva Checa, Vaclav Klaus, criticó al margen de las celebraciones el desempeño de la canciller alemana e indicó a diversos medios que faltó el debate democrático. Dijo que muchos Gobiernos no fueron involucrados en la elaboración de la “Declaración de Berlín”, que le fue presentada sólo 24 horas antes de la cumbre lo cual resulta problemático.

 

Protesta y fiesta

 

También los ciudadanos estuvieron invitados a participar en las celebraciones y festejos. Miles acudieron a un sin fin de eventos organizados con motivo del aniversario.

 

Desde una noche de museos abiertos del sábado al domingo, hasta una serie de conciertos de música entre la Catedral de Berlín y la Puerta de Brandeburgo, las calles de la capital alemana estuvieron llenas.

 

Hacia el final de la cumbre se registraron también protestas. Cerca de 1000 personas participaron en una manifestación bajo el lema de “No a la Europa del capital”, coordinada por una alianza de cerca de 40 organizaciones.

 

Vía: www.dw-world.de

Anuncios