Valparaíso, Chile. Críticas a manejo de la asignación causaron molestia entre los parlamentarios.

Pese a las críticas que ha suscitado el hecho de que algunos senadores estén utilizando dineros destinados a asesorías legislativas para otros fines, la Comisión de Régimen Interior de la Cámara Alta decidió ayer mantener esas asignaciones.

El acuerdo del órgano a cargo de la administración interna del Senado, que encabeza el presidente de esa rama y componen representantes de todas las bancadas, abordó este martes el tema en un clima de fuerte malestar de sus integrantes debido a la difusión que han hecho del asunto los medios de prensa.

Al término del encuentro, los senadores no quisieron entregar una versión de su contenido y sólo se dio a conocer una declaración pública en la que se enfatiza que el Senado ha transparentado su manejo interno a través de su sitio web y que mantendrá el pago de la cuestionada asignación, aunque “haciéndose una evaluación permanente de su aplicación”.

La asignación para asesoría legislativa se creó en junio del año pasado y dio un nuevo destino a los recursos que hasta marzo de 2006 financiaron las dietas de los eliminados senadores institucionales.

Aparte de sus ingresos permanentes, constituidos por las dietas y asignaciones para el ejercicio del cargo, que suman 14 millones 360 mil pesos al mes, los senadores pueden acceder a otros 2 millones 104 mil pesos adicionales, provenientes del ítem de asesoría legislativa.

El año pasado, varios parlamentarios acumularon la cuota de asesorías y la solicitaron de una sola vez en diciembre, antes del cierre del ejercicio presupuestario del año, percibiendo aportes de entre 10 y 12 millones de pesos.

Reportajes periodísticos cuestionaron el uso de la asignación porque algunos recursos no se destinaron a asesoría legislativa. Entre otros casos, el senador Nelson Ávila reconoció que utilizó tales fondos para pagar al abogado que lo defendió en un juicio de desafuero.

Continue leyendo esta noticia en El mercurio.

Anuncios