Santiago, Chile. Canadiense Philip Kirsh explicó funcionamiento de la entidad al timonel gremialista, cuya colectividad se opone a la ratificación si antes no se legisla sobre otras materias.

El presidente del Tribunal Penal Internacional (TPI), Philip Kirsh, se reunió este miércoles con el senador Hernán Larraín para saber las razones por las que su partido, la Unión Demócrata Independiente (UDI), se opone a la ratificación del Tratado de Roma por parte de Chile.

Kirsh le explicó a Larraín el funcionamiento del TPI y le manifestó su interés en que Chile, el único país latinoamericano que no ha ratificado el Tratado de Roma, se incorpore a éste.

Aún así, el presidente del Tribunal puntualizó que su intención no es influir en los partidos sino constatar que “la decisión de Chile sobre el TPI es una decisión soberana”.

Por su parte, Larraín se mostró satisfecho con la reunión y señaló que le parece necesario conocer el funcionamiento del organismo “en el momento en que Chile está evaluando su posible incorporación”, pero se mostró inquieto con algunos aspectos.

“Le hicimos presente nuestras inquietudes, la falta de una legislación penal específica respecto de ciertos delitos y otras experiencias de otras cortes internacionales que han defraudado el camino del respeto a la soberanía interna”, sentenció el senador.

Larraín se refería a su demanda de que se legisle en Chile sobre los delitos de lesa humanidad y genocidio antes de que el país ratifique el Tratado de Roma, y también a la experiencia con la Corte Interamericana de Justicia que, en su opinión, alteró algunos acuerdos y afectó a la soberanía interna.

“Nosotros no podemos delegar nuestra soberanía sobre esa materia”, aseguró.

Aunque Chile participó en la gestión del Tratado de Roma en 1998, nunca lo ha ratificado debido, especialmente, a los reparos de la oposición de derecha.

En 2002 la Cámara de Diputados aprobó la ratificación pero ésta se paralizó en agosto del 2006 en la Comisión de Constitución del Senado.

Vía: El Mostrador

Anuncios