Tras dos semanas de paralización, el parlamento de Ecuador inauguró una nueva sesión en la que se posesionaron 21 legisladores suplentes

El presidente del parlamento, Jorge Cevallos, aceptó que jurasen el cargo para conseguir el quórum necesario después de la sustitución de 57 parlamentarios, de los cien que conforman el órgano unicameral.

Los diputados fueron destituidos de sus cargos a comienzos de marzo por el Tribunal Supremo Electoral, supuestamente por haber interferido en el proceso de convocatoria a un referendo para reescribir la Constitución.

Desde tempranas horas de la madrugada, el edificio del Congreso estuvo resguardado por cientos de policías, para evitar choques entre los partidarios de los parlamentarios destituidos y miembros de organizaciones sociales, que apoyan el plan de reforma constitucional del presidente, Rafael Correa.

“Traidor”

Tras el cierre de la sesión, varios políticos opositores al oficialismo descalificaron la actuación del titular del Congreso y de los diputados suplentes.

El líder del Partido Renovador Institucional (PRIAN), Álvaro Noboa, calificó de traidor a Jorge Cevallos, quien pertenece a este partido, y amenazó con expulsarlo de la agrupación política.

Según la agencia de noticias EFE, algunos de los diputados destituidos del Partido Social Cristiano (PSC), se declararon “perseguidos políticos” y acusaron al presidente Rafael Correa de comprar conciencias con el fin de lograr la posesión de los diputados, aunque no presentaron pruebas.

Los representantes del PSC, agrupación de derecha opositora al gobierno, también anunciaron represalias contra los diputados suplentes de su partido que acudieron este martes a la sesión.

Complacencia

Por otro lado, el gobierno ecuatoriano se expresó satisfecho por la normalización institucional del Congreso.

El ministro de Gobierno, Gustavo Larrea, dijo en una rueda de prensa que la instalación del parlamento fue una acción de defensa de la democracia.

“El gobierno nacional expresa su complacencia por el nuevo momento político que atraviesa la patria, donde la moral y la ética política han prevalecido por sobre las maniobras politiqueras”, declaró.

Larrea también llamó a los ecuatorianos a “mantener la paz y la tranquilidad, evitando cualquier tipo de confrontación violenta”.

Vía: BBC Mundo

Anuncios