El parlamento británico votó a favor del polémico programa de seguridad Trident, una iniciativa del gobierno que busca la renovación del arsenal nuclear del Reino Unido.

Imagen: www.answers.com

Según el gobierno, el programa Trident, basado en submarinos, servirá como fuerza disuasoria, y tendrá un costo de US$40.000 millones.

El primer ministro, Tony Blair, dijo que es “esencial” empezar la renovación lo antes posible, para mantener la seguridad británica frente a la amenaza de futuros “estados rebeldes”.

Se necesitarán 17 años para desarrollar y construir la flota de submarinos que llevarán a bordo los misiles nucleares, y se espera que tengan una vida útil hasta el año 2050.

La aprobación del parlamento es vista como un triunfo para el gobierno laborista de Tony Blair, aunque los votos vinieron en su mayoría del Partido Conservador, el principal oponente del oficialismo.

Rebelión Laborista

El primer ministro Blair sufrió la segunda mayor rebelión entre los miembros de su partido desde que está en el poder, cuando 88 parlamentarios votaron en contra de la iniciativa de renovar el arsenal nuclear.

El ministro de Defensa, Adam Ingram, dijo haber escuchado algunos discursos “lamentables” de los parlamentarios laboristas “rebeldes”, sin embargo calificó el debate como “fuerte y saludable”.

Asimismo negó una división dentro del partido afirmando que es “una discusión en favor de la nación, no de un partido”.

Aquellos que se oponen a la iniciativa afirman que reemplazar Trident costará demasiado, que no logrará reducir la amenaza del terrorismo y que sólo logrará alentar la proliferación nuclear en el mundo.

Según recuerda la periodista de la BBC, Naomi Grimley, en sus etapas más radicales el laborismo británico enarbolaba el desarme nuclear como una de sus banderas de campaña.

Por ello, Grimley explica que una “rebelión” a gran escala de miembros de su partido podría ser un bochorno para Blair aun si logra que se apruebe el programa gracias al voto conservador.

Vía: BBC Mundo

Anuncios