Quito, Ecuador. Grupo de legisladores destituidos ingresó al Parlamento ecuatoriano, tras forcejear con los policías que custodian el edificio en Quito, entre gritos de “dictadura no, democracia sí”.

Dos de los diputados cesados la semana pasada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Ecuador dijeron este lunes en sendas llamadas telefónicas efectuadas a Venezuela que el presidente de su país, Rafael Correa, se ha declarado “dictador”.

“El Ejército permanece en estos momentos alerta (…); me imagino que en algún momento serán convocados los miembros de las Fuerzas Armadas y ojalá no sea para más desorden, sino para poner orden y volver a la democracia”, sostuvo el legislador Federico Pérez a la emisora caraqueña Unión Radio.

El diputado, del opositor Partido Renovador Institucional de Acción Nacional (PRIAN), añadió que Correa “ya se ha declarado dictador” y ha “disuelto el Congreso”.

Pérez informó que otro de los legisladores destituidos, al que no identificó, resultó hoy “lesionado gravemente por la fuerza pública y (tiene) rota la columna vertebral”.

Versiones de prensa procedentes de la capital ecuatoriana identificaron al diputado afectado como Hugo Romero y añadieron que un policía insistió en que éste se había arrojado desde un cuarto piso para acceder a la sala de plenos del Parlamento.

Un grupo de legisladores destituidos logró ingresar en el Parlamento ecuatoriano, tras forcejear con los policías que custodian el edificio en Quito, entre gritos de “dictadura no, democracia sí” y denunciaron que fueron golpeados por los agentes.

El Congreso sustituyó la semana pasada al presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Jorge Acosta, y luego el organismo rector del voto destituyó a 57 diputados de la mayoría parlamentaria opuesta a Correa, por intentar bloquear una consulta electoral para decidir sobre el futuro de una Asamblea Constituyente.

Freddy Bravo, otro diputado del PRIAN, sugirió en otra llamada telefónica a la misma emisora caraqueña que el titular del TSE sucumbió ante Correa “y asomó de la noche a la mañana como aliado del gobierno”.

Bravo remarcó que en Ecuador “no va a ocurrir lo que en otros países donde se durmió la oposición” y aseguró que, “pese a riesgos terribles”, persistirá en su lucha contra Correa.

Vía: El Mostrador.

Anuncios