El Mercurio. Por iniciativa peruana, los subsecretarios de Relaciones Exteriores dialogaron más de 45 minutos en Torre Tagle.

LIMA.– En una sorpresiva reunión, a última hora de la tarde de ayer, los subsecretarios de Relaciones Exteriores de Chile y el Perú, Alberto Van Klaveren y Gonzalo Gutiérrez acordaron impulsar la agenda conjunta entre ambos países, dando una contundente señal de normalidad luego de la seguidilla de declaraciones tras el impasse limítrofe vivido en enero.Los problemas aparecieron ante la creación de la nueva región Arica-Parinacota, cuya definición de sus límites provocó un reclamo diplomático de este país,   aunque más tarde el Tribunal  Constitucional chileno declaró inconstitucional el artículo. Imagen: La Nación

Van Klaveren, y la subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, llegaron a esta capital la noche del domingo para participar en la reunión de los países latinoamericanos que trabajan en pos de la recuperación de Haití. El clima no era el más propicio, pues algunos medios peruanos han exacerbado los ánimos levantando la disputa fronteriza que Perú pretende llevar adelante, al reclamar que la frontera marítima chileno-peruana no es un tema definido y que se encuentra pendiente. La preocupación era tal que Van Klaveren recibió de funcionarios de la embajada chilena la recomendación de no hablar sobre este tema.

Hasta ayer en la mañana, no había señales de las autoridades peruanas de concretar un encuentro bilateral, aunque la recepción a la delegación chilena, tanto del canciller José Antonio García Belaúnde como del subsecretario, fue cordial y deferente.

Pero en la tarde, el subsecretario recibió una invitación para reunirse con Gutiérrez. A las 17.30 horas (19.30 horas en Santiago) concurrió al Palacio de Torre Tagle, donde conversó más de 45 minutos con su homólogo.

Fuentes diplomáticas reconocieron a “El Mercurio” que conversaron sobre el trabajo conjunto que quieren desarrollar en Haití y la necesidad de llevar adelante la agenda acordada por los dos Presidentes.

El clima fue catalogado de “plena normalidad y distensión”, ratificándose que los problemas recientes “quedaron totalmente superados”.

Ello ocurrió horas más tarde que García Belaúnde declarara que las relaciones bilaterales, superado el impasse, “están bien”. Pero insistió que en sus últimas declaraciones “no he dicho nada que no haya sido la posición del Perú desde hace muchos años”.

Sobre los planes de su país para recurrir a la Corte Internacional de La Haya, expresó “ese es un tema que está en evaluación”, sin aclarar si está definida una acción de esa naturaleza.

La señal de normalidad la quiso dar el ministro de Defensa peruano Allan Wagner, quien explicó a los delegados que en el Mecanismo de Consultas Políticas Chile-Perú, conocido como “2+2”, se abordó la posibilidad de que ambos países trabajen mancomunadamente en Haití en temas de desarrollo social y humanitario.

Más tarde explicó que son medidas, dijo, “que contribuyen a generar más confianzas entre ambos países, de tal manera de ir alcanzando cotas más elevadas de trabajo conjunto, de distensión y de integración, que es lo que nuestros pueblos quieren. Nuestros pueblos quieren que se logren objetivos de paz, de bienestar, de desarrollo y para eso tenemos que trabajar”.

Lea la noticia completa en El mercurio.

Anuncios