Ségolène Royal, candidata a la presidencia de Francia por el partido Socialista, reveló este domigo su plan de gobierno ante miles de seguidores.

La propuesta contiene más de 100 puntos, con un fuerte énfasis en los programas sociales, alzas del salario mínimo y la construcción de viviendas de bajo costo.Royal hizo público su “pacto presidencial” frente a una concentración de delegados del Partido Socialista, quienes constantemente coreaban “¡Ségolène, Presidenta!”.

“Hoy siento que puedo presentarles a ustedes algo más que un plan”, dijo.

“Les presento un pacto de honor, un pacto presidencial para todos, para los más vulnerables y para los fuertes, para quienes nos han apoyado desde el principio y para los que no lo han hecho, porque Francia los necesita a todos”.

Muchos de los puntos presentados ya constaban en el programa electoral del Partido Socialista publicado el año pasado.

Hubo también nuevas ideas, como la de instaurar jurados ciudadanos para evaluar el trabajo de la Asamblea Nacional o la de crear campamentos al estilo militar para menores que han cometido delitos.

El electorado

Royal señaló a su vez, que quiere elevar el salario mínimo mensual de 1.250 a 1.500 euros (US$1951), y construir 120.000 casas de bajo costo cada año.

Ofreció mejorar los beneficios para los desempleados y subir las pensiones para los retirados que tuvieron bajos ingresos.

La candidata recibió críticas de algunos sectores por demorar la presentación de su plan a tan solo 10 semanas de la primera ronda electoral.

 

El plan fue presentado frente en una concentración de partidarios.

La aspirante se defendió diciendo que se encontraba en una fase preliminar, recolectando ideas de los franceses, ya sea por Internet, o a través del contacto directo con la gente.

Ségolène Royal se convirtió en la estrella de la política francesa en la segunda mitad del 2006.

En un momento, su candidatura tuvo un ascenso meteórico gracias a una campaña, para algunos, complaciente, la que truncó las intenciones de otros dos miembros de su partido para participar en las elecciones de abril.

En su partido han aparecido señales de fisuras internas, algunos disidentes y el surgimiento de otro candidato en la carrera presidencial.

De acuerdo a recientes encuestas de opinión, el apoyo a Royal descendió y se ubicó detrás de su rival de derecha Nicolas Sarkozy.

Vía: BBC Mundo

Anuncios