El Mercurio, 06/02/07.- Casos de Chiledeportes, las denuncias de corrupción en el SII, la crisis en el PPD y el error en proyecto de límites dañaron imagen presidencial en enero. La Alianza, sin embargo, no logra capitalizar esta baja, lo que a juicio de la encuestadora revela el complejo momento por el que está pasando el sistema político chileno.

La popularidad de la Presidenta Michelle Bachelet bajó de un 54,3% en diciembre a un 47,2% en enero, según reveló la encuesta telefónica de Adimark realizada a más de mil personas entre el 4 y el 29 del mes pasado.

El nivel de desaprobación, en tanto, subió del 28,9% al 31,2% en el mismo período.

El sondeo, que tiene un margen de error del 3%, atribuyó el deterioro del respaldo popular de la mandataria a la crisis al interior del PPD, el rechazo del TC a la distribución de la “píldora del día después”, el caso de Chiledeportes, las graves denuncias de cohecho al interior del Servicio de Impuestos Internos y el conflicto con Perú que provocó la redacción del proyecto de ley para la creación de la nueva región de Arica.

“(Creo que la baja) se explica por las mismas razones que se señalan en la encuesta”, dijo ayer lacónico el ministro del Interior, Belisario Velasco, asumiendo los resultados. El personero alabó la seriedad de la encuesta y de paso reveló cierta preocupación dentro del ejecutivo. “Naturalmente, nos interesa -agregó-. La tengo en mi escritorio y la voy a estudiar”.

Posteriormente el ministro Secretario General de Gobierno (s) Carlos Maldonado, le bajó el perfil a los resultados del sondeo de Adimark. “(Las encuestas) Son fotografías del momento, es una información, pero que no influye en lo que es la carta de navegación del Gobierno”, dijo.

El sondeo estableció que la caída en la aprobación de la Mandataria resulta más marcada en los grupos de mayor edad y, sobre todo, en los más pobres.

Al mismo tiempo reveló una baja en la aprobación ciudadana en el manejo de temas sensibles de la política de parte del actual Gobierno, como relaciones exteriores (la más marcada con casi nueve puntos, aunque se mantiene como el sector mejor evaluado), economía, salud, educación, empleo y especialmente en delincuencia.

En educación un 38% de los encuestados aprobó la gestión presidencial, mientras que un 48% la reprobó; en empleo el 33,5% dio su respaldo y un 51,7% su rechazo; en el combate contra la delincuencia solo el 13,2% consideró que las políticas del ejecutivo son correctas, mientras que un 77,7% opinó lo contrario.

Otro hecho significativo del sondeo de enero fue la fuerte caída en el nivel de identificación de las personas con la Concertación. Este indicador que se mantenía alrededor del 32% o 33%, descendió seis puntos y se sitúa en 26%, el nivel más bajo desde septiembre del año pasado.

La Alianza no varía su nivel de identificación (18%), y sólo crece el número de quienes señalan no identificarse con “Ninguno”.

“Se confirma así el complejo proceso que vive el sistema político chileno; la Concertación parece alejarse cada vez más de la identificación ciudadana y la Alianza no logra capitalizar en su favor esta desafección”, concluyó Adimark.

Alianza: caída responde a “descalabro”

Frente a la caída del apoyo a la Presidenta y a la Concertación, en la Alianza destacan que por primera vez una encuesta muestra una coincidencia entre los problemas que afectan al oficialismo y la percepción ciudadana.

El senador Baldo Prokurica (RN) opinó que “no guardaba ninguna relación en las encuestas anteriores que la Presidenta apareciera como inmune al descalabro que existe hoy en el sector gobernante”, mientras que el senador Juan Antonio Coloma (UDI) agregó que “luego que por más de una década y media la coalición oficialista ha sido un activo, ahora pasa a ser un hastío”. Según el diputado Iván Moreira, la Mandataria está pagando “las culpas de haber asumido lealtades malentendidas respecto de las responsabilidades políticas del gobierno de Ricardo Lagos”.

Coalición: culpa del desorden

Con autocrítica reaccionaron ayer en la Concertación por la baja que según la encuesta Adimark mostró tanto la adhesión a la Presidenta Bachelet como al propio conglomerado de Gobierno. Por esto, más alla de calificar como lógico que las denuncias de corrupción, ya sea por Chiledeportes, los PGE o los gastos de campaña, en algún momento les pasarían la cuenta en términos de apoyo ciudadano, en la dirigencia oficialista asumieron que la falta de orden y las constantes pugnas internas serían las causantes de la merma. “No hemos sido capaces de lavar nuestra ropa sucia en casa y allí debemos reconocer que no hemos podido ordenar nuestros debates y, como es natural, a la gente no le gusta el desorden”, acotó el presidente (s) de la DC, Sergio Micco. En la misma línea, el presidente (s) del PPD, Pepe Auth, ejemplificó estas situaciones con la tensión vivida en la Concertación por las denuncias del ex diputado Jorge Schaulsohn y su “ideología de la corrupción” y las amenazas de diputados DC de armar una paralela. “Las encuestas miden efectos de situaciones vividas y lo vivido en el último tiempo no ha sido lo mejor. Es incomprensible para la gente que un concertacionista destacado ataque a la Concertación de la manera artera como lo ha hecho Schaulsohn o que diputados hablen de armar bancadas aparte”, dijo el personero.

Vía: El Mercurio

Anuncios