El Mostrador, 20/01/07.- Hillary Clinton, mujer del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, anunció oficialmente que se presentará como candidata a las próximas elecciones presidenciales de 2008.

“Es hora de renovar la promesa de Estados Unidos”, afirmó la ex primera dama en un vídeo colgado en su página de internet.

En el vídeo, la senadora por Nueva York confirma que ha dado su primer paso en la carrera presidencial, el de sumarse a la lista de aspirantes demócratas a la presidencia de su país.

El anuncio de Clinton se produciría pocos días después de que el senador por Chicago, Barack Obama, remeciera el panorama político anunciando su postulación para convertirse en el primer negro que ocupa la Casa Blanca.

Si bien Clinton lidera las encuestas, Obama y John Edwards, quien fuera la fórmula vicepresidencial de John Kerry en las elecciones del 2004, la siguen de cerca. El gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, anunciaría el domingo sus planes de convertirse en el primer hispano en aspirar a la Casa Blanca.

Con millones de dólares en el banco y una amplia red de contactos, Clinton tiene buenas posibilidades de lograr la presidencia. Sería la primera esposa de un ex presidente –Bill Clinton– que se postula para el cargo más importante del país.

Clinton, de 59 años, es una abogada nacida en Arkansas que de primera dama pasó a ser senadora por Nueva York.

Las posiciones que ha tomado la senadora desde que fuera primera dama la han convertido en una figura política que desata odios y pasiones. La suelen comparar con su marido y la acusan de no tener su carisma. Algunas personas la critican por ser extremadamente calculadora y cauta.

Muchos demócratas ven con escepticismo las aspiraciones de Clinton, ya que piensan que tiene demasiado historial negativo por los escándalos que sacudieron al gobierno de su marido. Entre el electorado, aún recuerdan su fallido intento de revolucionar el sistema de salud en 1993 y la defensa que hizo de su esposo tras la relación extramatrimonial que sostuvo con Monica Lewinsky.

Los aliados de Clinton la defienden argumentando que es una mujer inteligente, con gran experiencia, ética de trabajo y gran dominio de las política de gobierno. Sus asesores señalan que dichas cualidades, junto a su popularidad entre las mujeres y jóvenes, fortalecen su candidatura.

Cuando se lanzó al Senado en el 2000, pese a la lluvia de críticas y ataques, Clinton ganó por mayoría arrolladora, convenciendo a un electorado principalmente conservador que los representaría dignamente en Washington.

Vía: El Mostrador.

Anuncios