BBC Mundo, 15/01/07.- El economista Rafael Correa asumió este lunes como nuevo presidente de Ecuador prometiendo una “revolución ciudadana” en su país.

“Ante Dios y ante el pueblo juro cumplir el mandato que me dio el pueblo ecuatoriano el pasado 26 de noviembre”, dijo Correa al tomar juramento.

El acto oficial tuvo lugar en Quito, un día después que recibiera el Bastón de Mando en una ceremonia indígena en la localidad de Zumbahua, a 100 kilómetros de la capital.

“No negociaré el mandato popular para adelantar una revolución ciudadana”, aseguró Correa en su discurso inaugural.

Correa también pidió redefinir los pagos de la deuda externa ecuatoriana e indicó que los prestamos externos se usarán “fundamentalmente para inversiones productivas”.

El presidente dijo que su país gastaba más en deuda que en educación, y por eso propuso la creación de un tribunal de arbitraje que decida cómo los países pueden pagar su deuda según su capacidad.

En Londres, como previsión al anuncio que finalmente hizo Correa, los eurobonos de Ecuador cerraron a la baja.

Uno más

La agencia Reuters informó que Correa prevé convocar sin aval legislativo a una consulta popular para que los ecuatorianos ordenen la instalación de una Asamblea Contituyente, uno de los proyectos principales del nuevo presidente.

De hecho, el nuevo presidente anunció que este mismo lunes convocará “a una consulta popular para que el soberano, el pueblo ecuatoriano, ordene o niegue esa asamblea nacional constituyente”.

Correa sustituye a Alfredo Palacio, quien como vicepresidente tuvo que asumir el orden de sucesión después de que el Congreso destituyera a Lucio Gutiérrez en abril de 2005.

Por su tendencia de izquierda, los analistas destacan que con la llegada al poder de Correa, el país se inscribe en la órbita de lo que algunos llaman “la nueva izquierda latinoamericana”.

Algunos otros representantes de esa tendencia estuvieron presentes en el acto de toma de posesión: el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales, así como el recién investido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Del lado menos radical se estaban la presidenta chilena Michelle Bachelet y el brasileño, Luiz Inácio “Lula” da Silva, quien hizo un paréntesis de un día en sus vacaciones para asistir al evento.

También asistieron los presidentes de Perú, Alan García; de Paraguay, Nicanor Duarte; de Colombia, Álvaro Uribe, y el heredero de la corona española, el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el Secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, quien apenas llegado a Quito expresó sus deseos de que ambos países puedan seguir desarrollando una “amistad con beneficios mutuos”.

Continúe leyendo esta noticia

Anuncios