Así se titula el libro de Leon van den Dool, El autor escribió este libro tras varios años de haber impartido docencia sobre gestión pública en el Institute for Housing and Urban Development Studies, en los Países Bajos, así como en varios institutos homólogos en otros países. El libro pretende apoyar a los profesionales que se están iniciando en el ámbito de la gestión pública en los países en vías en desarrollo y las economías emergentes. Si bien se han escrito muchos buenos libros y artículos en materia de gestión pública, no existe ningún texto introductorio conciso para dicho tipo de público.

A continuación paso a reproducir una parte de este interesante libro que aparece en Institute of Public Management, ESANE.

La gestión pública está cambiando rápidamente. El rol del gobierno ha pasado de ser considerado el actor central para el desarrollo a considerarse un rol posibilitador y facilitador. Y, además, una nueva ola de políticas descentralizadoras está creando nuevos retos para la gestión pública tanto a nivel central como a nivel local. Al mismo tiempo, la credibilidad del gobierno se ve cada vez más cuestionada como consecuencia de errores políticos previos. Y, finalmente, los conceptos de buena gobernanza se traducen en indicadores de los resultados de funcionamiento de los gobiernos. Todos estos desarrollos requieren nuevas actitudes, nuevos enfoques, otras habilidades y el conocimiento de los últimos descubrimientos teóricos en el ámbito de la gestión pública. Resulta tentador copiar los enfoques modernos de la gestión de recursos humanos, del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación y de la gestión de la calidad total para hacer frente a estos desafíos. ¿Pero de qué tratan estos enfoques? ¿Se ajustan a las organizaciones en las que tenemos previsto utilizarlos? Para tratar de responder estas preguntas es necesario considerar en primer lugar qué es lo que separa actualmente al sector público del sector privado y de la sociedad civil. Conocer las raíces de la administración pública y de la administración del desarrollo es igualmente importante.

Este libro pretende abordar tres cuestiones básicas a las que se enfrenta un gestor público: en primer lugar, explica qué es la gestión pública y cómo se desarrolló; en segundo lugar, explica cómo pueden gestionarse las organizaciones públicas; y, en tercer lugar, describe cómo ocuparse del complejo entorno de las organizaciones públicas.

 

Tendencias y desarrollos en la administración pública: seis retos

Se debaten seis retos y sus consecuencias para los principios iniciales de la administración pública:

§ La política y los intereses, perdiendo el velo de la neutralidad.

§ Las relaciones humanas.

§ La participación, las políticas impulsadas por la demanda.

§ Los problemas en la implementación, la planificación de proyectos, el cambio incremental y los enfoques de proceso.

§ La teoría de sistemas, la emergencia de las organizaciones de aprendizaje.

§ El desarrollo institucional de los gobiernos locales.

§ El énfasis en los resultados y en la “Nueva Gestión Pública”.

Los gestores públicos deberían utilizar este conocimiento para tratar de mejorar el funcionamiento del sector público. Saber de dónde proviene la ciencia de la administración pública y cómo se han abordado los problemas teóricos y prácticos resulta útil para hacer frente a los problemas de hoy en día. Por lo menos la discusión hará que los gestores públicos recelen de las afirmaciones de cualquier modelo o de cualquier enfoque de gestión que pretenda ser un remedio para todos los males. Cada desarrollo que se debate añade una perspectiva útil.

Cuatro enfoques para la reforma del gobierno local

Se debaten cuatro enfoques integrales de mejora: la Nueva Gestión Pública, la gestión de la calidad, la capacidad de organización y la buena gobernanza urbana. Ningún enfoque es mejor que otro, y cada enfoque se utiliza para alcanzar objetivos distintos. El modelo de excelencia EFQM se centra en la mejora de la calidad. El marco de organización de la capacidad se centra en el desarrollo y la competitividad económicos de una ciudad o una región metropolitana, mientras que el concepto de buena gobernanza urbana se centra en los valores democráticos de la gobernanza de una ciudad. Los modelos también difieren en cuanto a su aplicabilidad directa para el análisis o la valoración de una situación. El modelo de excelencia EFQM ofrece un manual confeccionado, que se centra en los aspectos de gestión interna. Van den Berg ofrece un marco teórico que debe adaptarse a la ciudad correspondiente. Con respecto a la noción de buena gobernanza, se desarrollan herramientas para medir, analizar y mejorar los distintos componentes. Una organización muy activa en este ámbito fue la TUGI (The Urban Governance Initiative, http://www.tugi.apdip.net). Goran Hyden et al. (2004) han demostrado recientemente que las percepciones que de la gobernanza tienen los grupos de interés son indicadores realistas de la naturaleza de la gobernanza y de la calidad de la misma. La tabla siguiente presenta esta breve discusión.

Gestión interna

Dado que la estructura sigue a la estrategia, el capítulo siguiente (el tercero) debate los aspectos de la gestión interna. Tras los enfoques clásicos de Weber y Mintzberg, se introducen algunas claves prácticas para el cambio organizativo. Se debate a continuación la gestión de recursos humanos, ya que “lo que da forma a una agencia, a una comisión, a un departamento o a un ayuntamiento es su gente y cómo se la gestiona” (Berman et al. 2001). Los aspectos de gestión financiera se discuten utilizando un marco de mejora de la planificación que incluye (1) los sistemas y prácticas básicos de gestión financiera, (2) unos ingresos crecientes, (3) una reducción del gasto y (4) la construcción de una capacidad de gestión financiera. Estos elementos se debaten utilizando ejemplos prácticos de las ciudades de Santa Cruz (Bolivia), Kitwe (Zambia) y Tangail (Bangladesh). La cuestión de la medición de los resultados del presupuesto del gobierno local es importante. Sin embargo, deben evitarse muchas trampas y hacerse muchos equilibrios en este sentido.

Sobre la base de pruebas empíricas tanto de los Países Bajos como de África, se proponen tres etapas para la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en las organizaciones de gobierno local, cada etapa con sus propias características y enfoques para la mejora.

Gestionar un entorno complejo

Finalmente, el último capítulo explora cómo gestionar el entorno complejo. Las relaciones y la cooperación interorganizacional con otros grupos de interés es percibida cada vez más como un aspecto clave para formular e implementar con éxito una política (Robinson 2000). Esta noción está relacionada con el término gobernanza. Por consiguiente, la gestión pública también es un reto para “establecer un régimen de gobernanza que garantice un equilibrio satisfactorio entre intereses y valores” (Lynn, 2003: 21). Se presentan las distintas formas de descentralización, y se explica cuáles son sus beneficios e inconvenientes en la práctica. La planificación estratégica participativa se demuestra mediante experiencias del Urban Management Programme, con consultas a ciudades y la utilización de guiones por parte de algunas ciudades europeas. Finalmente, se debate el rol del aprendizaje organizacional y del aprendizaje en red. Un tema crucial en este sentido es cómo aprender con costes más bajos. La investigación sugiere que es posible conseguirlo valorando las capacidades de aprendizaje de la organización, aprendiendo de los demás, mediante una utilización específica del marco lógico y estimulando una conducta de aprendizaje en la organización.

 

Via: ESADE

Anuncios