Destaco para hoy la columna de política internacional de Karin Ebensperger, diario El Mercurio. Editor Blog.

Néstor Kirchner debería entender en 2007 que ambos países deben avanzar juntos.

El Presidente de Argentina, quien ha dado sucesivas muestras de poco aprecio por Chile, buscará su reelección en 2007. Considerando las actitudes de su gobierno hacia Chile, coronadas este diciembre con los dichos de su ministra de Defensa respecto a lo que ella considera falta de democracia en nuestras FF.AA., habrá que estar atentos a la posibilidad de incómodas situaciones.

Es una lástima que el actual Presidente no contribuya a honrar una historia entre Chile y Argentina que es mucho más de encuentros que de desacuerdos. Ya en 1810, la Junta de Buenos Aires eligió a Chile como el primer país con el que estableció relaciones diplomáticas. Bartolomé Mitre escribió que la alianza de O’Higgins y San Martín fue “la primera del Nuevo Mundo y la única que tuvo un plan de intervención emancipadora, sin propósito de anexión o sometimiento”. Chile y Argentina compartieron el Ejército Unido de Los Andes, la batalla de Maipú y el abrazo de los héroes, y en 1899 el “Abrazo del Estrecho” entre los presidentes Errázuriz y Roca.

Y lo más significativo: no obstante tener una extensa frontera de más de 5 mil km, Chile y Argentina nunca se han enfrentado en una guerra, porque los problemas más graves, como las tensiones de 1902 y 1978, fueron superados con visión de Estado.

Integración

En 1984 se firmó el Tratado de Paz y Amistad que inició una era de integración económica, la que no ha sido estimulada por el Presidente Néstor Kirchner con su actitud desdeñosa hacia las autoridades chilenas y el incumplimiento del acuerdo del gas. Aun así, hay que mirar hacia delante y desear una relación más positiva.

Lea artículo completo.

Anuncios