La Tercera, 11/12/06.- El Presidente Evo Morales convocó a las Fuerzas Armadas a “defender la unidad de Bolivia” ante supuestas intenciones secesionistas en el oriente del país, al señalar que “la patria no se toca… no se divide”.

En una ceremonia institucional en el Colegio Militar de Ejército, Morales reclamó a la institución que no permita la división al denunciar que ella es promovida por dirigentes opositores del movimiento cívico de Santa Cruz y otras regiones del oriente y sur.

“Unas fuerzas que no defienden la patria, la nación, no tendrían razón de ser fuerzas armadas”, indicó.

De inmediato, le contestó el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Germán Antelo, señalando que el mandatario no dice la verdad cuando acusa a ese frente de promover el separatismo.

“Nunca, en absoluto, nunca hemos dicho eso, siempre hemos hablado de manera clara y hemos ganado (un referéndum) como corresponde para poder llegar a las autonomías…”, dijo, al señalar que su lucha continuará por esa causa y porque Morales respete que la nueva constitución debe aprobarse por dos tercios en la Asamblea.

“Bolivia es nuestro país”, indicó Antelo a la red televisiva Unitel, quien la víspera fundó con los gobernadores y dirigentes de Beni, Pando y Tarija la Junta Nacional Autonómica.

Su primera medida será organizar para el viernes a un cabildo popular deliberante en los cuatro departamentos, donde sus pueblos podrían darse las autonomías de facto, bajo el criterio de que Morales ha desconocido virtualmente el referéndum de julio sobre autonomías y quiere que la Asamblea decida sobre ellas.

El tema de la autonomía había quedado relegado hasta ahora en la discusión política, centrada en una disposición aprobada por el oficialismo que recibió una orden pública de Morales para hacerlo y que le permite sancionar una nueva constitución con su mayoría absoluta. La oposición reclama dos tercios de votos en la Asamblea.

Después de que Morales rechazara la posibilidad de instruir al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) anular el reglamento, que según la oposición viola la ley de convocatoria a la Asamblea, el movimiento cívico y los prefectos del oriente y sur exigieron que se reconozca su autonomía, para tomar cada vez mayor distancia de éste.

El fin de semana envió al menos 280 militares a Santa Cruz y luego desairó un preacuerdo con la oposición para revisar el tema de los dos tercios, presionado por una huelga de hambre que protagonizan más de dos mil personas incluidos varios prefectos y dirigentes cívicos, arguyendo que no conversará con quienes promueven la secesión.

El dirigente del MAS y de los cultivadores de hoja de coca Julio Salazar, dijo al cabo de una reunión posterior en la que participaron Morales y el vicepresidente Alvaro García, que “no se descarta un cerco” sobre Santa Cruz, en tanto que el presidente del Senado, Santos Ramírez, adelantó que se definirá una “estrategia” en esa línea.

Vía: La Tercera

Anuncios