(PL/Agencias).- Largas colas de ciudadanos se forman desde primeras horas de hoy frente a los colegios electorales de Venezuela para elegir al presidente que les gobernará en los próximos seis años. Unos 16 millones de venezolanos están llamados a las urnas en una jornada electoral dominada por la incertidumbre.

El actual presidente, Hugo Chávez, que busca su tercer mandato, parte como favorito. Su mayor rival es el candidato de unidad de la oposición, el socialdemócrata Manuel Rosales.

Tanto Chávez como Rosales, que han votado en Caracas y Maracaibo, respectivamente, han coincidido en destacar la gran participación del electorado. Ambos candidatos se han declarado satisfechos por el desarrollo en un clima de paz de la jornada electoral, aunque Rosales ha expresado dudas acerca de supuestos retrasos deliberados en algunos centros de votación y ha denunciado problemas con el sistema automatizado, en zonas favorables a la oposición.

Preguntado al respecto, Chávez ha considerado que el sistema es “rápido y transparente” y hasta ahora no hay “ningún signo negativo” al margen “de lo que ha dicho uno de los candidatos”, en alusión a Rosales. En ese sentido, ha pedido que se acepte “con democracia y con madurez política” los resultados que salgan de las urnas.

Sondeos efectuados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) indican que la intención de participación de los venezolanos en estos comicios es la más alta registrada en los últimos 15 años. La afluencia de votantes es igualmente numerosa en las zonas de clase media y alta, donde Rosales cuenta con las mayores simpatías, como en las barriadas populares, en las que se concentran los partidarios de Chávez.

Además de Chávez y de Rosales, otros 12 candidatos, prácticamente desconocidos, figuran en la lista de aspirantes a la presidencia de Venezuela.

La mayoría de las encuestas anticipan que Chávez, de 52 años, alcanzará su tercer mandato presidencial de forma holgada (el primero comenzó en 1998, y el segundo en 2000, tras convocar una Asamblea Constituyente para permitir que los presidentes pudieran optar a dos mandatos consecutivos). El presidente pretende profundizar su proceso de cambios hacia “el socialismo del siglo XXI”.

Rosales, de 53 años, ha ido creciendo en los sondeos, aunque no lo suficiente como para desbancar a Chávez en las expectativas del voto en una Venezuela que acude a votar escoltada por las controversias políticas y carburada económicamente por el auge petrolero, y un masivo gasto público.

Comicios vigilados

Más de 200 observadores internacionales de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Centro Carter y Mercosur, a los que se han sumado decenas de entidades electorales de América Latina, están en Venezuela para vigilar el proceso y emitir posteriormente una evaluación.

Según el CNE, hay acreditados unos 600 periodistas extranjeros y unos 6.000 nacionales para la cobertura de la jornada electoral, en la que está prohibido publicar sondeos a pie de urna antes del boletín oficial de resultados. Los venezolanos cuentan con un sistema automatizado de votación y escrutinio cuya fiabilidad, transparencia y efectividad han sido reconocidas por todos los grupos políticos que han presentado candidatos.

Durante la pasada madrugada se oyeron en la capital venezolana estruendo de cohetes y tracas de petardos, principalmente en las barriadas populares, complementados con toques de diana transmitidos por equipos de megafonía para despertar a la gente e incentivarla a acudir a los centros de votación.

El CNE, poder autónomo encargado de organizar el proceso, garantizar su cumplimiento y anunciar los resultados tras el recuento de votos, ha ofrecido un incentivo económico de 23,2 dólares a aquellos miembros de mesa que tuviesen listo su centro de votación a la hora indicada.

Los colegios electorales cerrarán a las 16.00 hora local, salvo que haya personas “en la cola”. Los primeros resultados oficiales serán emitidos por el CNE unas cuatro horas después del cierre del último centro.

Vía: Periodista Digital 

Anuncios