El Mostrador, 01/12/06.- Entretanto y seguido por miles de adherentes, el líder opositor Andrés Manuel López Obrador marchaba al lugar donde el nuevo gobernante pronunciará su primer discurso.

El presidente de México, Felipe Calderón, tomó este viernes posesión de su cargo en la Cámara de Diputados, pese a las amenazas de la izquierda de boicotear la ceremonia.

El representante del conservador Partido Acción Nacional (PAN) apareció a las 09.47 horas local con 17 minutos de retraso, junto con el gobernante saliente y correligionario, Vicente Fox.

El presidente del Congreso, Jorge Zermeño, recibió la banda presidencial de manos de Fox y se la entregó a Calderón, que se la colocó.

“Protesto (juro) guardar y hacer guardar la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la república que el pueblo que ha conferido, propugnando por el bien y la prosperidad del país y si así no lo hiciere que la nación me lo demande”, dijo Calderón al asumir el cargo.

La ceremonia fue muy breve y estuvo rodeada de tensión por las advertencias de los legisladores del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) de sabotear el acto oficial.

17 minutos después de la hora pactada, apareció de forma inesperada Calderón, que entró custodiado por efectivos del Estado Mayor Presidencial, un cuerpo de elite del Ejército encargado de la seguridad de los mandatarios.

Para evitar la confrontación con los diputados del PRD, el nuevo gobernante apareció de pronto en la tribuna y segundos después lo hizo Fox.

En los últimos tres días, los parlamentarios del PAN y del PRD se han intercambiado en la tribuna empujones, algunos golpes e insultos, la última vez esta mañana, una hora y media antes de que asumiera Calderón.

Marcha pacífica de la oposición

Tanto Fox como Calderón llegaron tarde a las inmediaciones del Congreso, resguardados fuertemente por efectivos militares y policiales, mientras a pocas manzanas de allí, seguidores del ex candidato izquierdista, Andrés Manuel López Obrador, se manifestaban en el Zócalo (plaza principal) de la capital mexicana.

López Obrador, que perdió las elecciones generales del pasado 2 de julio ante Calderón, desconoce al nuevo mandatario y se ha autoproclamado “presidente legítimo”.

El líder izquierdista comenzó, al unísono, una marcha con miles de sus seguidores hacia el Auditorio Nacional, donde Calderón tiene previsto pronunciar un discurso en las próximas horas.

López Obrador, que considera a su rival como un mandatario “espurio”, emprendió la marcha desde el Zócalo (plaza de armas de Ciudad de México), donde a primera hora de hoy pronunció un discurso en el que acusó nuevamente al mandatario entrante de haber ganado con fraude los comicios del 2 de julio.

El dirigente convocó a sus seguidores a “marchar pacíficamente” hasta el Auditorio Nacional, y no hacia la sede del Congreso, en el centro de la ciudad, donde Calderón juró su cargo.

“Les pido que marchemos sin cometer ningún acto de provocación, (pues) no vamos a caer en la trampa de la violencia que nos quiere tender el fascismo”, enfatizó.

La marcha transcurría sin incidentes por la céntrica Avenida Reforma, la misma que López Obrador y sus seguidores bloquearon hace cuatro meses para expresar su rechazo a los resultados de las elecciones ganadas por Calderón.

Tras jurar el cargo y recibir la banda presidencial en el Congreso, Calderón tiene previsto pronunciar hoy un “discurso de asunción” en el Auditorio Nacional, localizado en el Bosque de Chapultepec, cerca de la residencia oficial de Los Pinos, en el oeste de Ciudad de México.

Cientos de militares y policías vigilan el Bosque de Chapultepec, tal como ocurre con la sede del Congreso, donde se encuentran diversas personalidades extranjeras, diplomáticos y otros invitados especiales.

López Obrador y los legisladores que le apoyan habían jurado impedir la celebración de la ceremonia en el Congreso, cuya tribuna estaba ocupada desde el martes pasado por congresistas del oficialismo y la izquierda.

Los parlamentarios del Partido Acción Nacional (PAN), de Calderón, que aseguraban que habían ocupado la tribuna para “protegerla” y “garantizar la ceremonia”, y del izquierdista Frente Amplio Progresista (FAP), que apoya a López Obrador, firmaron hace dos días un “pacto de no agresión física”, que venció a las 08.00 horas.

Calderón asumió automáticamente el poder en el primer minuto de hoy, en un acto inédito celebrado en la residencia oficial de Los Pinos, donde recibió una bandera mexicana y su antecesor, Vicente Fox, entregó la banda presidencial a un cadete del Ejército.

Vía: El Mostrador

Anuncios