Por: Omar Reyes O.

A algunos les pasó por la mente que la Modernización del Estado estaba concluida, sin embargo los últimos hechos de corrupción y sus continuos coletazos políticos, demuestran que falta mucho por hacer y mucho por qué trabajar.

Efectivamente se han hecho cambios significativos en la dirección correcta. Las remuneraciones variables impulsadas durante el gobierno de Eduardo Frei y reemplazada en el gobierno de Ricardo Lagos por una calificación de tipo colectivo para medir más bien el desempeño de las unidades que componen una institución no han dado los resultados esperados, si consideramos que los funcionarios premiados con bonos de excelencia bordean el 85%, esto no refleja una situación muy disímil entre el nuevo sistema de calificación y el antiguo. Lo que demuestra que no existe la voluntad real de aplicar este instrumento de evaluación.

La Alta Dirección Pública es otro ejemplo del camino correcto a seguir para hacer más transparente el actuar del Estado. Sin embargo en su origen hay un contrasentido, esta Dirección, busca dotar al Estado de Altos Directivos Públicos con una administración profesional, con reglas de ingreso, promoción y evaluación basadas en el mérito, idoneidad y probidad para la mayoría de los servicios del Estado. El contrasentido estaría en que de los varios servicios excluidos de este sistema de selección está la propia Dirección del Servicio Civil, cuya Directora es de confianza exclusiva del Presidente de la República a quien le toca presidir el Consejo de Dirección Pública.

Entre los servicios excluidos se encuentra Chiledeportes, es cierto, muchos de estos servicios no están dentro de la Alta Dirección Pública, pero esto último no debiera ser un factor excluyente, si se considera el impacto social y el volumen de recursos que manejan.

Queda mucho camino por recorrer, por lo pronto terminar con el proceso de concursos e incluir los 700 cargos que no entraran al Sistema de Alta Dirección Pública, los cuales corresponden a servicios como Chile deportes, Chile barrio, Chile califica y otros de igual importancia. No basta con implementar sistemas de gestión, remuneración, evaluación y calificación si no existe control respecto de la consistencia entre ellos, las herramientas son útiles pero sólo si se les da uso.

Anuncios