Venezuela y Guatemala retoman este miércoles su batalla para obtener un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, bajo la atenta mirada de Estados Unidos, que ha intervenido en la contienda para frenar las aspiraciones de Caracas.

Las distanciadas posiciones de los dos países, que algunos observadores atribuyen a la injerencia de EEUU, ha dificultado hasta el momento la elección del asiento latinoamericano, ya que ninguno de ellos ha logrado los dos tercios necesarios en las 35 votaciones realizadas hasta ahora en la Asamblea General.

El embajador de Ecuador ante la ONU, Diego Córdovez, que este mes preside el Grupo de Países Latinoamericanos y el Caribe (GRULAC), ha tratado por todos los medios en los últimos días de lograr un acercamiento de los dos países, aunque sin éxito por el momento.

“He intentado activamente facilitar un acuerdo satisfactorio. He conversado con los dos países y creo que ambos han reaccionado de manera muy constructiva y sin animadversión hacia el otro, aunque por el momento los dos mantienen sus posturas”, manifestó Córdovez a Efe.

Guatemala, que ha trabajado muy activamente por lograr su primera entrada en el Consejo de Seguridad, se ha mantenido en todas las votaciones por delante de Venezuela, en torno a los 110 votos, aunque lejos de los 124 que necesita.

Venezuela, que ha obtenido en torno a 80 votos, se niega a retirarse de la contienda por entender que sería como ceder a las presiones de EEUU, que desde el primer momento ha hecho campaña en la ONU a favor de Guatemala.

“La pelea de Venezuela realmente no es con Guatemala, sino que con Estados Unidos, a quien acusa de haber realizado presiones indebidas para frenar su entrada en el Consejo”, confesó Córdovez, a quien le gustaría haber resuelto este problema antes de pasar la presidencia del GRULAC a El Salvador, el 1 de noviembre.

Esta contienda entre Venezuela y Guatemala ha dejado atónitos al resto de países de la ONU, que no esperaban tal fragmentación en el grupo de naciones latinoamericanas.

La división se ha hecho patente incluso al sondear posibles candidatos que puedan emerger si los dos contendientes se retiraran.

Así, según dijeron a Efe varios observadores, la posible candidatura de Uruguay no sería bien vista por Argentina, en tanto que la de Bolivia podría ser rechazada por Chile.

En esta situación, la Asamblea General está obligada por el reglamento a continuar indefinidamente con la elección hasta que salga un ganador, si bien la presidenta de este órgano, Haya Rashed Al Khalifa, ha decidido convocar votaciones solo dos días a la semana para evitar la paralización del resto de los trabajos.

En la mente de los miembros de la ONU se encuentra el precedente de 1979, cuando la elección del asiento latinoamericano entre Cuba y Colombia se prolongó tres meses, con 155 votaciones, la mayor hasta ahora, y se saldó con la elección de un tercer candidato, México.

No obstante, aquella votación se produjo en un contexto histórico bien distinto, dado que los países estaban divididos todavía en bloques por la “guerra fría”, por lo que no es comparable con la situación actual, dijeron a Efe varios diplomáticos.

El anterior récord fue en 1960, cuando se realizaron 52 votaciones entre Polonia y Turquía, si bien la disputa se resolvió con la decisión de ambos de compartir el periodo de dos años.

Esta posibilidad está por el momento descartada en el caso de Venezuela y Guatemala, ante la constancia de que Estados Unidos se opondría a la entrada en el Consejo del Gobierno de Hugo Chávez, aunque fuera sólo por un año.

Los países latinoamericanos temen que, si se prolonga el “impasse”, algunos miembros de la Asamblea se molesten y propongan una medida excepcional fuera del reglamento, lo que dejaría en evidencia la incapacidad de la región para resolver sus divisiones.

Los apoyos de los dos candidatos están bien repartidos entre sus vecinos latinoamericanos pues, según varios observadores, Venezuela cuenta con el apoyo de la mayor parte del Caribe y de los países del Mercosur, en tanto que a Guatemala le apoyarían el resto de naciones de la región.

Fuente: El Mostrador.

Anuncios